El tejido empresarial español está compuesto en su inmensa mayoría por pequeñas empresas familiares cuyos responsables afrontan