Tuve un entrenador que decía que el descanso formaba parte del entrenamiento. ¡Y tenía más razón que un santo! Efectivamente, sin descanso puedes funcionar (quien no ha ido a trabajar falto de sueño), pero lejos (a veces muy lejos) de tu mejor versión. Y se disparan los fallos, las ineficiencias, perdemos perspectiva, … Me lo noto y lo noto en mis clientes. Las vacaciones son parte del trabajo y nos ayudan a organizar nuestros pensamientos. Así que me voy, nos vamos, unas semanitas a mejorar nuestra eficiencia y recuperar la perspectiva. Veréis que nítido se ve todo tumbado, mirando al cielo. Buscándoles formas a las nubes… y dedicándole tiempo y pensamientos a lo más importante. ¡Estas vacaciones recupera la perspectiva!

Y si te preguntan recuerda… ¡Estás trabajando!!!

En CONTROLLER ayudamos a las empresas a ganar más trabajando de forma más eficiente.